Siga nuestras redes sociales

Fiesta de la Misericordia: El Deseo de Jesús

20/04/2022 . Formações

“Deseo que el primer domingo después de Pascua sea la Fiesta de la Misericordia”

(Diario 299).

 

La Fiesta de la Misericordia se celebra el primer domingo después de Pascua, es decir, el Segundo Domingo de Pascua, ahora llamado Domingo de la Divina Misericordia. El día de la canonización de Sor Faustina, el 30 de abril de 2000, el Papa anunció esta fiesta para toda la Iglesia.
El establecimiento de esta fiesta fue inspirado por el deseo de Jesús que fue transmitido por Sor Faustina. El Señor Jesús le dijo: “Deseo que el primer domingo después de Pascua sea la Fiesta de la Misericordia” (Diario 299).

Quiero que la Fiesta de la Misericordia sea refugio para todas las almas, especialmente para los pobres pecadores. En este día, las entrañas de Mi misericordia se abren, Yo doy todo un mar de gracia sobre las almas que se acercan a la fuente de Mi misericordia. Las almas que se confisen y comulguen , recibirán el perdón completo de los pecados y castigos. En ese día se abren todas las compuertas de Dios a través de las cuales fluyen las gracias (Diário 699).

La preparación para esta fiesta será una novena que Jesús le ordeno escribir y hacer antes de la Fiesta de la Misericordia, comenzando el Viernes Santo – (D. 1209), acompañada por la Coronilla de la Misericordia.
“El Señor me dijo que rezara la Coronilla de la Misericordia durante nueve días antes de la Fiesta de la Misericordia. Debo comenzar el Viernes Santo – A través de esta novena concederé a las almas todo tipo de gracia”. (D. 796)
La Fiesta de la Misericordia tiene la posición más alta entre todas las formas de culto de la Divina Misericordia por la grandeza de las promesas y el lugar en la liturgia de la Iglesia. El Señor Jesús habló por primera vez de su deseo de establecer esta fiesta cuando transmitió su voluntad sobre la creación de la imagen: Quiero -le dijo a Sor Faustina en febrero de 1931- que haya una fiesta de la Misericordia. Quiero que esta imagen que pintas con un pincel sea bendecida solemnemente el primer domingo después de Pascua, que este domingo sea la Fiesta de la Misericordia (Diario 49). En los años siguientes, el Señor Jesús retomó el tema en aproximadamente una docena de revelaciones, en las que no solo especificó el lugar de esta fiesta en el calendario litúrgico, sino que también dio la razón de su establecimiento, la forma de su preparación y celebración, y las gracias asociadas.
La elección del primer domingo después de Pascua no es accidental: este día cae en la octava de la Resurrección del Señor, que cierra la celebración del Misterio Pascual de Cristo. Este período de la liturgia de la Iglesia muestra más claramente que otros el misterio de la misericordia de Dios, que se reveló plenamente precisamente en la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Establecer la Fiesta de la Divina Misericordia en las cercanías de la liturgia de la Pasión y Resurrección de Cristo enfatiza la fuente y el tema de los misterios de la fe vividos. Es, por supuesto, la misericordia de Dios. En otras palabras, no habría obra redentora si no hubiera misericordia de Dios. (fuente: CINSM)

¿Cuáles son las razones para establecer una nueva fiesta en el calendario litúrgico de la Iglesia?

El Señor Jesús nos las da, diciendo: Las Almas están perdidas, a pesar de Mi amarga Pasión. Les estoy dando el último salvavidas, es decir, la Fiesta de Mi Misericordia (Diario 965). El último recurso es escapar a la Misericordia de Dios. Sin embargo, para usarlo, uno debe saber que ella existe, es necesario conocer a Dios en el misterio de su misericordia y volverse a Él con confianza, y este conocimiento se fomenta con el establecimiento de una fiesta separada, porque presta especial atención a este atributo de Dios.
El día de la fiesta, la imagen de la Misericordia es solemnemente consagrada y venerada públicamente, y los sacerdotes exponen la misericordia de Dios e inspiran confianza en las almas. Los fieles deben vivir este día con un corazón puro, en el espíritu de esta devoción, es decir, en una actitud de confianza en Dios y de misericordia hacia los demás. El primer domingo después de Pascua es la Fiesta de la Misericordia, pero debe haber acción; y exijo la veneración de Mi misericordia celebrando solemnemente esta fiesta y honrando esta imagen (Diario 742).
La Fiesta de la Misericordia no es sólo un día de gran veneración a Dios en el misterio de su misericordia, sino también un día de gran gracia, porque el Señor Jesús hizo grandes promesas con él. L mayor de allas se refiere a la gracia del perdón completo de los pecados y castigos: “El alma que confiesa y comulga alcanzará el perdón de la culpa y el castigo” (Diario 699).

En 2002 el Papa Juan Pablo II estableció que la Fiesta de la Misericordia se enriqueciera con Indulgencias Plenarias:

La indulgencia plenaria se concede en las condiciones habituales (Confesión Sacramental, Comunión Eucarística y oraciones según la intención del Sumo Pontífice) a los fieles que en el segundo domingo de Pascua, es decir, de la “Divina Misericordia”, en cualquier iglesia u oratorio, con el espíritu completamente desapegado de afecto a cualquier pecado, también venial, participen en las prácticas de piedad en honor de la Divina Misericordia, o al menos recitar, en presencia del Santísimo Sacramento de la Eucaristía, expuesto públicamente o custodiado en el Tabernáculo, el Padre Nuestro y el Credo, junto con una piadosa invocación al Señor Misericordioso Jesús (por ejemplo, “Oh Jesús Misericordioso, confío en Ti”).

 

¡TODO POR JESÚS, NADA SIN MARÍA!

 

Novena a la Divina Misericordia

PRÓXIMOS EVENTOS